aceite de oliva gourmet de elite

El sector olivarero es uno de los sectores más importantes de la zona del Mediterráneo y como distribuidores de aceite de oliva gourmet de élite somos bien conscientes de ello. Los expertos insisten en la importancia de la recolección temprana de la aceituna y en la modernización de los métodos de producción de cara a acortar los tiempos logrando que el producto conserve sus propiedades intactas. Vamos a ver más particularidades del sector en la zona mediterránea.

El aceite de oliva virgen extra es el de mayor calidad y se extrae directamente de las aceitunas tras un proceso únicamente mecánico. Es decir, no interviene ningún otro elemento. El resultado es un producto con olor y sabor característicos, fresco y sin defectos. Según los preceptos del Consejo Oleícola Internacional, el AOVE no puede superar los 0,8 grados de acidez, expresado en porcentaje de ácido oleico libre. Además, su media en defectos ha de ser cero y la de frutado mayor que cero. Según datos de este organismo, España cuenta con un cuarto del total de la superficie olivarera mundial y, a día de hoy, produce la mitad del aceite de oliva que se consume en todo el mundo. Gran parte de la producción del virgen extra se destina a la exportación, principalmente a Canadá, Japón y Corea. También a otros mercados como Estados Unidos y China.

Un aceite de oliva gourmet de élite de primera

En Mas de Calores recordamos a nuestros clientes que el frutado, el amargor y el picante son las características fundamentales para reconocer un buen aceite de oliva virgen extra. Para alcanzar los estándares de calidad necesarios la recolección del fruto comienza entre octubre y noviembre. Este estado de madurez es el conocido como “de envero”. La recolecta se hace directamente del árbol, sin que el fruto toque el suelo. Este método de recolección se denomina “al vuelo” y a día de hoy está totalmente mecanizado para que la aceituna llegue a las almazaras en las condiciones óptimas. Por último, los aceites de oliva vírgenes extra se elaboran por debajo de 27 grados de temperatura para facilitar que se conserven intactas sus cualidades, además de sus aromas y sus sabores.