¿Qué sistemas de riego se usan en el sector olivarero?

botella de aceite para un regalo de boda

¿Qué sistemas de riego se usan en el sector olivarero?

Tradicionalmente, el olivo se ha cultivado en secano en la mayoría de las regiones del Mediterráneo. Sin embargo, responde muy bien a las aportaciones de agua de riego, sobre todo en momentos críticos o en años con pocas lluvias. Se trata de sacar adelante la producción en las mejores condiciones para ofrecer a nuestros clientes una botella de aceite para un regalo de boda.

El diseño del sistema de riego ha de ajustarse a las necesidades hídricas de cada explotación. Existen diferentes sistemas de riego, pero los más conocidos son el riego por goteo, el riego por aspersión y el riego por pívots o rangers. Existen otros como el riego subterráneo, el riego con difusores, el riego con manguera y el riego con microaspersores. El sistema de riego a elegir dependerá entre otras cosas de la composición del suelo.

Los sistemas de riego incluyen elementos hidráulicos y no hidráulicos. Los primeros son por ejemplo los aspersores, las bocatomas, los canales de drenaje y las tuberías. Los otros son la red de caminos, la red de abastecimiento con energía eléctrica y el área de almacenamiento de insumos.

La transformación en regadío

En algunas zonas, empujados por largos períodos de sequía, muchos olivareros, para salvar la rentabilidad de sus explotaciones, apostaron por la transformación en regadío de una importante superficie de sus olivares, especialmente en algunas comarcas muy afectadas por la falta de lluvias. Se hicieron necesarias medidas destinadas a incrementar la productividad del agua aplicada en los regadíos del olivar. De hecho, en Mas de Calores te recordamos que diversos estudios han probado que la máxima productividad del agua se alcanza cuando las dotaciones de riego se aproximan a las necesidades máximas de los cultivos.

En este contexto, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones:

  • Las necesidades de agua para la máxima producción y cómo debe aportarse a lo largo de la campaña.
  • Qué hacer en situaciones de baja disponibilidad de agua.
  • Sistemas de riego a utilizar en cada situación de disponibilidad de agua y su diseño.
  • Necesidad de modificación de las prácticas tradicionales de cultivo en secano.

Por otro lado, gracias al riego por goteo se aumenta la producción al aprovechar mejor el agua. Se logra también por medio de la fertilización a través del riego de los olivos, que llevan directamente a las raíces húmedas la nutrición necesaria de forma dosificada para su asimilación inmediata.

Sin comentarios

Publicar un comentario