Los enemigos del aceite de oliva

Los enemigos del aceite de oliva

Regalar aceite de oliva virgen extra (AOVE) está de moda. Y es que el oro líquido aporta infinidad de beneficios para nuestra dieta. Sin embargo, para que sus propiedades organolépticas permanezcan intactas por más tiempo, debemos identificar qué elementos deterioran la calidad del aceite de oliva. De lo contrario, no podremos disfrutar de un producto óptimo durante un tiempo prolongado. 

Por ejemplo, ¿sabías que el aire y la luz son enemigos del AOVE? Paradójicamente, estos elementos naturales, indispensables para el crecimiento del olivo, perjudican enormemente el producto final en términos de conservación. Por ello, en este post, te enseñamos cómo mantener intactas todas las propiedades del aceite de oliva virgen extra.

Propiedades organolépticas del AOVE: ¿cómo se relacionan con nuestra salud? 

Si vas a regalar aceite de oliva, seguro que no te son ajenos los beneficios sobre la salud de este tesoro de la gastronomía mediterránea. No obstante, si no se conserva en condiciones adecuadas, sus propiedades organolépticas se verán deterioradas. En consecuencia, también mermarán sus cualidades antioxidantes.

¿Por qué renunciar a todos los beneficios que aporta el aceite de oliva, si podemos disfrutar de todos ellos por más tiempo? No olvidemos que el AOVE no caduca. ¡Aprovechemos esta ventaja!

 

Mantén las propiedades del AOVE intactas para disfrutar de sus beneficios

Propiedades antioxidantes, protección del sistema cardiovascular, piel tersa y luminosa… Por supuesto, la lista de beneficios del AOVE sobre nuestro organismo es mucho más extensa. Pero, como ya hemos avanzado, para tener la garantía de que las propiedades organolépticas del aceite se mantienen intactas, es imprescindible que conozcamos los factores que lo deterioran. ¡Presta atención! 

Evita la luz solar 

La luz del sol incide negativamente sobre las propiedades del aceite: decoloración, oxidación, alteración del olor y el sabor, así como pérdida de su contenido polifenoles, son solo algunas consecuencias. 

 

Cuidado con guardar el aceite al aire libre

El oxígeno tampoco se lleva bien con el aceite. Tengamos en cuenta que el oxígeno, como la propia palabra indica, oxida. En este sentido, este elemento natural es especialmente dañino para las frutas y las verduras.

 

Atención a la temperatura

El aceite de oliva es rico en vitamina E, un poderoso antioxidante y conservante natural de otros alimentos como carnes o pescados. Eso sí, ¡siempre en frío! En este punto, lo ideal es conservar el AOVE en lugares que no sobrepasen los 25 grados. 

 

En definitiva, si vas a regalar aceite de oliva, recomienda a tu agasajado sobre la mejor forma de mantener este producto en condiciones óptimas. Si, además, quieres dar con un AOVE de calidad extra, descubre nuestra variedad Frantoio. ¡Te esperamos en Mas de Calores!

Sin comentarios

Publicar un comentario