El AOVE, alimento preventivo

El AOVE, alimento preventivo

botella de aceite como regalo de boda

La alimentación y su vínculo con enfermedades como el cáncer, la diabetes y la obesidad han centrado las Jornadas de Nutrición del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (CODINAN). En la cita, los expertos en oncología han insistido en la importancia de la dieta en la prevención del cáncer, en la necesidad de llevar un estilo de vida saludable. Señalaron que determinados productos como el aceite de oliva virgen extra ayudan a prevenir el cáncer de mama. Aunque recuerdan que el cáncer es una enfermedad genética, apuntan a que está provocada por factores ambientales que son potencialmente evitables. Por eso es tan buena idea elegir una botella de aceite como regalo de boda como hacer del AOVE uno de nuestros alimentos de cabecera.

Desde el Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía, recordaban que el aceite de oliva virgen extra y la dieta mediterránea nos protegen de las alteraciones metabólicas que causan la diabetes. El aceite de oliva virgen extra tiene multitud de beneficios derivados de su consumo. Un producto que se encuentra en la base de la dieta mediterránea y que tiene numerosas bondades y beneficios por su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados, el conocido como ácido oleico. El aceite de oliva de Mas de Calores ayuda a la regulación del colesterol. Además, es más estable que otros aceites a altas temperaturas y, por ello, es muy recomendable para frituras y otras preparaciones que impliquen un tratamiento térmico.

Hace unos años, la revista JAMA Internal Medicine publicaba los resultados de un trabajo dentro del proyecto Predimed, el mayor estudio hecho acerca de los efectos de la dieta mediterránea. Se concluía lo que se comentó también en el congreso al que nos referíamos al comienzo de este post: que existe un efecto beneficioso de una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra en la prevención del cáncer de mama.

Profesionales del campo de la Medicina Preventiva y Salud Pública sostienen que, cuando el 15% de las calorías diarias proceden del AOVE,  se produce una reducción del riesgo cardiovascular, de diabetes y de cáncer de mama.

De todos modos, no se puede caer en su consumo indiscriminado. Por ejemplo, las patatas fritas, aunque las friamos en aceite de oliva, seguirán siendo un plato poco saludable si abusamos de él.

Sin comentarios

Publicar un comentario