¿Qué son los aceites lampantes?

¿Qué son los aceites lampantes?

botella de aceite como regalo de boda

Algunas personas se preguntan si el aceite lampante es apto para el consumo humano y si se vende al igual que si fuera una botella de aceite como regalo de boda. ¿Es lo mismo que el aceite refinado? Creemos conveniente aclarar estas dudas y lo vamos a hacer en las siguientes líneas.

Lo primero que tenemos que tener claro es que el aceite lampante es el peor aceite de oliva que existe. Se trata de aceites muy ácidos, por encima de los 2 grados recomendados con un sabor y olor desagradables. En un principio no es apto para el consumo humano. De hecho, el nombre de “lampante” tiene que ver con que antiguamente se usaba como combustible de las lámparas. Con esto nos podemos hacer una clara idea de la mala calidad de estos aceites.

Se puede producir bajo varias circunstancias:

  • Utilizando aceitunas degradadas, que hayan madurado en exceso o hayan sido recogidas del suelo.
  • Haciendo una mala manipulación en el proceso de elaboración, sin la tecnología adecuada.

Los aceites lampantes no se pueden vender en las tiendas. Así lo establece la normativa de la Unión Europea. Según esta, los únicos aceites que se pueden comercializar son los que van acompañados de las denominaciones de:

– Aceite de oliva virgen extra como el de Mas de Calores.

  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite de oliva compuesto de aceite de oliva refinado y aceite de oliva virgen
  • Aceite de orujo de oliva

Sea como sea, al consumidor hay que ofrecerle los máximos estándares de calidad. Hay que recoger las aceitunas en su punto exacto de maduración y transportarlas hasta la almazara lo más rápido posible. No obstante, hay empresas que hacen trampa y que someten al aceite lampante a un proceso de refinado para eliminar sus defectos. Se hace mediante un proceso de decoloración o aumentando la temperatura cuando se está elaborando. Pero insistimos en que NO es un aceite de calidad. No le llega ni a la suela de los zapatos a un aceite de oliva virgen extra, uno de los más puros que existen. No solo por el aroma y el sabor, sino porque el lampante no conserva todas las propiedades del aceite de oliva.

Sin comentarios

Publicar un comentario